Valencia

17 Nov 2017
 
“Yo dije que no, dos veces, y no he dejado de arrepentirme toda mi vida. ¡Los echo tanto de menos! No lo pensé. Nadie me advirtió. Quería huir y morirme, no sabía que la muerte vendría después del aborto: el vacío, la soledad, el sentimiento de un útero desgarrado, y con éste, un corazón roto. Has sido elegida para ser madre de este niño: disfrútalo de verdad. Quiérelo, cuídalo, cuídate. Contempla esta obra maravillosa, siéntete especial; has sido tú la elegida para ser madre de este niño.”
Experiencias desgarradoras como la expresada por esta mujer en la carta que dirige a una chica que quiere abortar son las que viven las mujeres atendidas en el proyecto Raquel, uno de los proyectos de Spei Mater implantado en la diócesis de Valencia desde hace un año y que atiende a las personas que han sufrido las consecuencias de un aborto.
 

Desde el verano de 2016 se ha atendido a doce personas, de las cuales una parte ya ha completado el itinerario de sanación. Se trata de un proceso muy experimentado en el que la consejera (si la persona atendida es mujer) o el consejero (en el caso de que se atienda a un padre, compañero o sanitario que hubiera colaborado al aborto) transmiten a estas personas que tanto están sufriendo por un aborto, “el amor y la misericordia que Dios les tienen”, según señalan Vicente Codoñer y Mª Carmen Contell, responsables del proyecto. En este sentido, añaden que “la oración y los sacramentos de la penitencia y la eucaristía son los verdaderos nutrientes de los pasos y etapas, algunas de carácter psicológico, de este proceso sanador”.
 

Por otra parte, en este primer año de vida 35 personas que han querido ser consejeros del proyecto han asistido a una formación impartida en la parroquia Santiago Apóstol de Valencia. Se trata de sesiones que tienen lugar un sábado por la mañana al mes de “intenso trabajo y oración”, explican los responsables. Esta formación se ha retomado este curso.
 
Asimismo, se ha formado también un seminario de psicología en el que una decena de psicólogos vinculados al proyecto Raquel profundizan en determinados temas que pueden presentarse en personas implicadas en un aborto como son adicciones, dificultades familiares, entre otras.
 
A lo largo de este curso desde el proyecto Raquel también quieren seguir profundizando en la formación sobre todo “en aspectos relativos a la antropología adecuada de san Juan Pablo II, la maduración persona o las heridas del corazón. Además, hay prevista otro curso de capacitación, el primer paso para ser consejero del proyecto. Pero lo más importante para el proyecto, como destacan sus responsables, “es continuar con la atención a personas que necesiten la ayuda”. Una ayuda, inciden gratuita y confidencial.
 
Proyectos de Spei Mater
Spei Mater cuenta con otros dos proyectos además del proyecto Raquel. Uno de ellos es el proyecto Ángel, que atiende a mujer que quieren abortar. También la red de parroquias por la vida, donde organizan celebraciones todos los meses donde se reza por la vida y por las personas que están atendiendo en los otros proyectos.
 
+INFO Proyecto Raquel 665.191.171 (España)
 
 
30 Sep 2016

valencia proeyecto angel septiembreEl interés de la Iglesia española por implicarse de forma integral en la defensa de la vida continúa creciendo, y son cada vez más las diócesis que abren sus puertas a proyectos encaminados a ello. Prueba de ello es la experiencia de la asociación pública de fieles Spei Mater, que ya trabaja en 36 diócesis. «No hay mes en que no vayamos a alguna», afirma María José Mansilla, su presidenta.

Uno de los últimos lugares donde han aterrizado es Granada. El lunes su arzobispo, monseñor Javier Martínez, celebró la Misa de envío de 33 voluntarios de Proyecto Raquel, el programa de Spei Mater para atender a personas que sufren por haber vivido un aborto provocado. Monseñor Martínez explica en una carta que el objetivo de Proyecto Raquel es «acompañar a estas personas heridas, que con mucha frecuencia caminan solas con ese peso, para indicarles y facilitarles caminos de sanación y de reconciliación consigo mismas, con el hijo perdido, y con Dios».

Proyecto Raquel es la iniciativa de Spei Mater que mejor acogida tiene entre las diócesis, y la que está presente en un mayor número de ellas. En las próximas semanas, comenzará en Logroño, Guadalajara y Pamplona la formación de voluntarios, y en un mes o dos tendrá lugar su envío y la presentación oficial del proyecto.

El siguiente paso para que Spei Mater se consolide en las diócesis –explica Mansilla– es que el obispo diocesano autorice a la asociación pública de fieles a trabajar en su territorio. Esto es así ya en Alcalá de Henares, Cádiz y Ceuta, Lugo, Santiago de Compostela, Murcia, Valencia y –la última en incorporarse– Granada.

A partir de ese momento, Spei Mater puede poner en marcha sus otros proyectos. Es el caso de Valencia, donde ya funcionaba Proyecto Raquel, y este fin de semana ha comenzado la formación para Proyecto Ángel. Durante las jornadas Atención y acompañamiento a la mujer en un embarazo imprevisto, sacerdotes y laicos se han formado para acompañar a madres ante un embarazo en dificultad.

Encuentro nacional en octubre

La próxima convocatoria de Spei Mater es la celebración, del 28 al 30 de octubre en Alcalá de Henares, de su primer encuentro nacional. «Participarán las diócesis en las que tenemos proyectos, para compartir experiencias, iniciativas e ideas», explica la presidenta. Los voluntarios de las diócesis también podrán intercambiar consejos con los responsables de Grávida, un proyecto similar que funciona en Argentina. Además, «hemos invitado a todos los obispos y delegados de Familia y Vida de España».

Otra apuesta de la asociación es «dar formación específica a sacerdotes. Independientemente de que vayan a participar de manera activa en los proyectos o no, en su ministerio todos se encuentran con estas situaciones, y tienen que dar una respuesta. Ya hemos empezado a hacerlo en Alcalá, Granada, Tarragona, Albacete y Valladolid».

12 Jun 2016

La Asociación Spei Mater, de ayuda a mujeres en situaciones de embarazos no deseados y con tentación de aborto, impartió un curso de capacitación para participar en el Proyecto Raquel que ofrece apoyo a mujeres que han abortado.

VALENCIA, 11 JUN. (AVAN).- El curso se ha desarrollado durante este viernes y sábado en la sede de Santa Úrsula de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

Las jornadas estaban dirigidas a personas que deseen participar en el proyecto así como sacerdotes que en el ejercicio de su ministerio encuentran cada vez más personas que han sufrido un aborto provocado.

En la jornada de ayer se trató la dimensión espiritual del Síndrome postaborto y el “Proyecto Raquel” y el sábado se ha abordado el proceso de sanación.

La finalidad del “Proyecto Raquel” es ofrecer a las personas implicadas en un aborto provocado una atención individualizada a través de una red diocesana de sacerdotes, consejeros, psicólogos y psiquiatras. Esta iniciativa se implanta en cada diócesis con la autorización del obispo correspondiente en colaboración con la Comisión Diocesana de Familia y Vida.

“Esta atención individualizada supone acompañarlas en un proceso psicológico y espiritual de sanación y reconciliación con una visión integral de la persona que aúna lo psicológico y los espiritual que está basado en el sacramento de la Reconciliación”, han explicado las mismas fuentes.(AVAN)

 

29 Feb 2016

María José Mansilla es la fundadora y actual presidenta de ‘Spei Mater’ en España. Después de varios años dedicada a esta iniciativa y muchos más perteneciendo a otras asociaciones y movimientos provida, tiene una dilatada experiencia en la atención a mujeres con embarazos problemáticos o que han abortado.

¿Qué le ha aportado a usted personalmente esta dedicación a la defensa de la vida?

– Es una vocación y un don muy grande. Frente a todo el pesimismo que nos trae el aborto y la cultura de la muerte, veo cómo Dios actúa en la vida de estas personas, la cambia y cambia a las personas. Y eso es, sencillamente, ver a Dios actuar, palparle con las manos y, personalmente, es una experiencia de fe increíble.

¿Recuerda algún caso que le haya llegado especialmente?

– He visto conversiones impresionantes. Me estremece ver venir a las mujeres con la vida destrozada, tristes, llorando, angustiadas… y cómo, pasado un tiempo, se transforman y vuelven a la vida. Hubo una chica que llegó a decirme: “De todo esto tan horrible, ha salido lo mas bonito de todo, que he vuelto a la casa del Padre;?y de todo este sufrimiento ha salido una gran felicidad. Ahora puedo decir que soy feliz de tener a Dios en mi vida y que la herida que tenía ha sanado”. Esto me llena.

¿Cómo surgió la idea de crear ‘Spei Mater’?

– Nuestra experiencia de trabajar en distintas asociaciones provida nos hizo ver la necesidad de que esta labor se hiciera desde la Iglesia y como Iglesia. Además, necesitábamos poder manifestarnos y actuar como lo que somos, católicos, y no como aconfesionales. Porque el tema de la vida no es solo una batalla social o humanitaria, sino que es también una batalla espiritual.

¿Qué resultados está obteniendo?

– Estamos ya en treinta diócesis, y en las ciudades más grandes hemos tenido que capacitar a más consejeros porque no teníamos suficientes con los iniciales. Es un proceso paulatino, en el que vamos extendiéndonos poco a poco, según se nos va conociendo. Sobre todo, el Proyecto Raquel, que es muy novedoso, está siendo muy bien acogido porque responde a una necesidad que había en las personas que han sufrido un aborto provocado. Después se ven solas y no hay nadie que les dé una respuesta. La única que puede hacerlo es la Iglesia, que tiende la mano de la misericordia.

¿Existe un perfil de las personas que acuden a ustedes?

– No, no hay perfil. Hay personas con 14 años y otras con 80; de un nivel cultural alto y de nivel cultural bajo; de nivel social alto e inmigrantes… Desgraciadamente, el aborto llega a todas las capas sociales. Igualmente, atendemos a gente sin fe y a católicos que pertenecen a movimientos. Además, la motivación también es distinta. Acuden personas con dificultades económica, pero también por un tema de aborto eugenésico porque le han detectado algún problema; o jóvenes que no quiere ‘arruinarse’ la vida. El perfil es muy variado.

Suscribirse a RSS - Valencia