7 Mayo 2013

“Cuando tenía 19 años fui violada a punta de pistola, me sentí sucia, usada y robada de toda mi dignidad. Menos del uno por ciento de las mujeres que son violadas salen embarazadas, pero yo fui una de ellas. Primero me negaba a creerlo, pero mi cuerpo comenzó a sufrir cambios y me di cuenta de que ya no podía ocultarlo por más tiempo: estaba embarazada. Pensé que tenía que haber un modo de salir de ésto.

“Recién me habían entrevistado para la posición como azafata, pero más que el riesgo de perder mi carrera, me preocupaba el tener que dar a luz al hijo del hombre que me había violado. Cuando mi hermana sugirió el aborto me sonó como la solución perfecta. El aborto todavía era ilegal, pero mi hermana hizo los arreglos. Conocí a un hombre que me llevó a la oficina de un médico, pero éste me dijo que no me podía hacer el aborto porque tenía una infección tan fuerte en la garganta y que si me llegaba al útero podía morirme. Por lo tanto, me envió a mi casa y tuve que vivir con el hecho de que estaba embarazada y seguir adelante.
 
“Más tarde me encontré un médico que me ayudó a ver que la vida es valiosa. Comencé a sentir amor y aceptación por mi bebé, especialmente después que lo sentí moverse. Me alegré por la nueva vida que llevaba dentro de mí y casi me olvidé de cómo había comenzado.
 
“Cuando finalmente se lo dije a mis padres, mi papá se horrorizó de que estuviera embarazada, especialmente de un violador. Otro médico nos puso en contacto con la IPPF Paternidad Planificada, donde me dijeron que el aborto era la única solución y no me ofrecieron alternativas. Les creí cuando me dijeron que mi pesadilla pronto acabaría y que podría continuar con mi vida después del aborto como si nada hubiera sucedido. Mis padres me hicieron testificar ante el Fiscal sobre la violación para que pudiera tener un aborto legal, pero cuando fue aprobado ya tenía 22 semanas de embarazo y quería conservar a mi bebé. Sin embargo, sentí una terrible presión de todos, especialmente de mis padres y al final cedí. Me inyectaron una solución salina y 18 horas más tarde…di a luz una pequeña bebita que estaba totalmente formada y era perfecta…esperaba que comenzara a llorar y que estuviera viva.
26 Abr 2013

Las mujeres que han abortado sufren un 81 por ciento más de problemas mentales
El 10 por ciento de las enfermedades mentales están directamente relacionadas con el aborto
I. FERNÁNDEZ

Collins ha reconocido a diversos medios de comunicación, esta semana, que el síndrome post aborto que sufre desde hace 12 años la ha conducido a la autodestrucción.
 
REDACCIÓN HO.- Abortó a su hijo de tres meses de gestación, cuando ella tenía 20 años, porque así se lo aconsejaron tres médicos, pues había estado tomando medicamentos sin saber que estaba embarazada. En concreto, según ha explicado al periódico The Sun, había seguido tomando pastillas anticonceptivas, también un antibiótico y un medicamento para las nauseas.
 
Tras el aborto empezó a autolesionarse y a atiborrarse de comida
Pero después del aborto, según relata a la revista Now, sin saber por qué, empezó a sentir una culpa y desesperación total que la condujo a autolesionarse, practicándose cortes en su cuerpo, y a darse atracones de comida, que hicieron que en menos de un año pasara de una talla 10, del Reino Unido, a una 18.
23 Abr 2013

Se ha celebrado en Madrid el Encuentro internacional Iglesia católica por la vida. Durante el mismo, monseñor Juan Antonio Reig Pla recibió el premio Cardenal von Galen por su defensa de la vida, que subrayó que, en su labor, siempre ha tenido como lema que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres». Monseñor Ignacio Barreiro, Director de la Delegación de Vida Humana Internacional en Roma, animó a que la defensa que hace la Iglesia de la vida vaya acompañada del testimonio íntegro de la fe cristiana

Monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares y Presidente de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española, recibió el sábado 13 de abril el premio Cardenal von Galen, que la organización católica provida Vida Humana Internacional concede a los obispos que destacan por su defensa de la vida. Es el caso de monseñor Reig Pla, «paradigma del celo por la nueva evangelización» que «ha tenido siempre la valentía de decir la verdad en momentos críticos», lo que le ha convertido en la diana de duros ataques, explicó unos días antes don Juan Mario Rojas, Coordinador de esta entidad para Iberoamérica, el Caribe y España.
 
Al agradecer la concesión del premio, el obispo explicó que «como lema de este trabajo en defensa del matrimonio, la familia y la vida, siempre me ha acompañado el testimonio de los apóstoles: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Y si en algún momento he recibido los zarpazos de quienes promueven la cultura de la muerte, como los apóstoles, con la ayuda de la gracia, me siento contento por haber merecido algún ultraje por el nombre de Jesús».
23 Abr 2013

E.C.- Mario Rojas, Director de Coordinación para América Latina, El Caribe y España de Vida Humana Internacional www.vidahumana.org, está actualmente en España para participar en el Encuentro Internacional por la Vida que se está celebrando del 6 al 14 en Madrid con el lema “La Iglesia Católica por la Vida. Ofreciendo respuestas concretas”. Sobre este encuentro y de cómo debe responder la Iglesia en la defensa de la vida, ha hablado para Análisis Digital:

¿Qué se espera de este encuentro internacional por la vida?
 
En primer lugar que los participantes conozcan las iniciativas que se llevan adelante en países como Los Estados Unidos y América Latina en general para promover la defensa de la vida desde el inicio de la concepción (fertilización) hasta la muerte natural de las personas.
 
Que sepan que España no es un país único en ser atacado por las fuerzas que promueven la mal llamada Cultura de Muerte, que en el fondo pretenden destruir el núcleo familiar tradicional y reemplazarlo por un tipo de familia que no genera vida y por lo tanto atenta directamente contra el futuro del país.
15 Abr 2013

 

El obispo recuerda que "la vida humana tiene carácter inviolable" y estamos ante una "gran batalla cultural entre la vida y la muerte"
Rafael Miner Madrid La Gaceta
 
El obispo de Alcalá de Henares y presidente de la subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Reig Plá, hizo el sábado un llamamiento a un "gran cambio cultural" para que "triunfe en España el respeto incondicional a la vida naciente, y el aprecio, cuidado y cariño por los ancianos, los enfermos terminales, los empobrecidos y todos los que sufren".
 
Esa batalla debe pasar, a su juicio, por "la bandera de la mujer", porque el pensamiento marxista pretende aplicar la lucha de clases a la familia, reiterando que "la mujer está sometida al patrón varón".
 
Una gran respuesta a este argumento es "el genio de la feminidad", dijo, frente a "una sexualidad humana separada de la procreación, del matrimonio, del amor", y una ideología de género que pretende "destruir las bases que hacen posible la persona, de construir la antropología humana para suprimir la diferenciación sexual entre varón y mujer", defendiendo, por ejemplo, que "la sexualidad es una opción cultural". El prelado se preguntó "¿qué está pasando en Occidente cuando asistimos a la decadencia de la conciencia de la dignidad de la persona humana en todas sus fases, cuando al mal lo llamamos bien?".

 "Afirmar el derecho al aborto o lo que se denomina muerte digna es dinamitar los pilares del Estado de Derecho", señaló el obispo responsable de la pastoral de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, "porque la vida humana tiene carácter inviolable".

Entre las primeras, Reig denunció que "las amenazas a la vida humana están programadas de manera científica y sistemática" en el marco de una "guerra de los más poderosos contra los débiles: niños que no nacen, madres abocadas a abortar, ancianos debilitados o enfermos, etc.", bajo una corriente cultural que podría denominarse "lógica de la eficiencia", es decir, "tratan de reducir la población mundial". Pero, "como subraya el Papa Francisco, estos son los más pobres, y la Iglesia ha de estar al lado de los más pobres".
15 Abr 2013

 

 
«Será una batalla larga y dura que no se llevará adelante sin sufrimiento». Con esta contundencia se expresó ayer monseñor Juan Antonio Reig Plá al referirse a la lucha contra la llamada cultura de la muerte, aquella que atenta contra la vida y, en especial, contra la del no nacido: «Será una batalla tan larga como la que pretendía abolir la esclavitud», aclaró el prelado, y «llena de sufrimiento, como el parto de un hijo». El obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida hizo estas declaraciones en la presentación del Encuentro Internacional por la vida que tendrá lugar este fin de semana en Madrid en el marco de las iniciativas para celebrar la Jornada por la Vida. Monseñor Reig Plá, en palabras del beato Juan Pablo II, recordó que nuestra sociedad está viviendo «un eclipse del carácter sagrado de la vida» agravado por leyes como la vigente ley del aborto que «por primera vez en España afirma el derecho a destruir la vida naciente en el seno de la madre».
15 Abr 2013
Salimos en Alfa y Omega
 

Como arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio se caracterizó por su firme defensa de la vida y su rotunda condena del aborto, pero siempre desde la misericordia hacia las mujeres que han pasado por ese trance. Por eso acogió con entusiasmo el proyecto Raquel, que ayuda a las mujeres a superar el síndrome post-aborto. «Es un campeón en la lucha por la vida, con la peculiaridad de que le gusta acercarse a la realidad, a las periferias, como dice él», y el caso de las mujeres que sufren tras un aborto es una de ellas, dijo monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, al presentar un Encuentro Internacional provida que se celebrará el próximo fin de semana en Madrid

Páginas

Suscribirse a Proyecto Raquel RSS