4 Mar 2017

El equipo de Proyecto Raquel Granada tras la oración en la puerta de la Catedral La Pastoral Familiar de Granada presentó recientemente en la Diócesis “Proyecto Raquel”, la iniciativa que ayuda a las mujeres que arrastran el dolor de haber abortado a su hijo, así como a las personas implicadas en dichos abortos, como los profesionales sanitarios, o los propios familiares y el padre.

Durante el curso pasado un grupo de 33 personas estuvieron formándose en distintas jornadas para atender y acompañar en el camino del duelo y en la sanación de esa herida a las mujeres y personas involucradas en el aborto.

Soledad Serrano, responsable de Proyecto Raquel en Granada, informó a los asistentes de la iniciativa que desde hace tiempo se quería implantar en nuestra Diócesis, conscientes del bien que hace a tantas mujeres que en su dolor sufren tras el aborto. Junto a ella también estaba el consiliario de Pastoral Familiar, D. Antonio Luis Martín, que invitó a los asistentes a participar en el curso de terapia del perdón que los días 3 y 4 de marzo se celebra en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”, dirigido especialmente a laicos y sacerdotes que acompañan a las personas en distintos ámbitos, como por ejemplo en el propio Proyecto Raquel o son orientadores familiares, entre otros, para que, profundizando en el proceso del perdón y conociendo una metodología concreta, puedan ejercer su apostolado de una manera más efectiva.

El Vicario General D. Francisco Javier Espigares también asistió a la presentación en la Diócesis de Proyecto Raquel. La presentación se inició con el aplauso a los miembros de Proyecto Raquel, que asistieron al acto, y concluyó con un vídeo de fotografías que, de forma sucinta, mostraron el trabajo y convivencias del equipo Proyecto Raquel.

GESTO Y ORACIÓN POR LA VIDA
La presentación concluyó ante la puerta principal de la Santa Iglesia Catedral, donde los participantes depositaron una vela encendida conformando la palabra “Vida” y oraron por los niños abortados y las madres sufrientes. D. Francisco Javier Espigares dirigió esta oración pidiendo al Señor misericordia y consuelo para estas madres, a quienes dijo sus hijos ya las han perdonado desde el Cielo. Posteriormente, se rezaron varias oraciones marianas.

Proyecto Raquel se encuentra operativo y tienen un teléfono disponible para las personas que necesiten ayuda para afrontar el duelo y el proceso de sanación de la herida que deja en el corazón de las madres y de personas afectadas o vinculadas a los abortos. El teléfono es el 618-532-998 y su atención es completamente confidencial. Asimismo, en caso de que sea necesario, los miembros de Proyecto Raquel se personan allí donde sea necesario para atender a dichas personas e iniciar así el duelo y proceso de sanación. Asimismo, disponen de un correo electrónico: proyectoraquelgranada @ gmail.com, que se atiende también de forma discreta y confidencial.

Paqui Pallarés

20 Feb 2017

Raquel en granadaProyecto Raquel está dirigido a mujeres que han abortado, así como a personas que se han visto implicados en ellos. Esta iniciativa acompaña y sostiene en un camino de duelo, que, en muchas ocasiones, no se ha llegado a realizar porque queda como herida profunda en el corazón humano.

El próximo día 23 de febrero, la Pastoral Familiar de la diócesis de Granada presentará el Proyecto Raquel, una iniciativa que se ha implantado en la ciudad para ayudar en el proceso de sanación a las mujeres que sufren el drama del hijo abortado.

La presentación será a las 19:30 horas, en el Centro Cultural Nuevo Inicio (Edificio Curia Metropolitana, frente a la Catedral).

El Proyecto Raquel va dirigido también a aquellas personas que se han visto involucrados en la práctica abortiva y, en conciencia, sufren en su corazón el mal causado a la persona que aborta y el feto que muere durante su crecimiento en el seno de la madre.

En la diócesis de Granada se constituyeron a principios de este curso una serie de grupos, tras formarse previamente para el trabajo que a partir de ahora desarrollarán con las mujeres que han abortado, así como con las personas involucradas en el aborto. Esta ayuda y compañía se realiza de forma confidencial y las personas afectadas pueden ponerse en contacto directamente en el teléfono 618-532-998.

El equipo de Proyecto Raquel en Granada presentará la iniciativa, en la que participará también el consiliario de Pastoral Familiar, Antonio Luis Martín. En esta presentación se explicará el por qué y contenido de Proyecto Raquel, quiénes lo integran, y su aportación y funcionamiento en nuestra Diócesis.

Tres pasos de sanación
Sanar la herida del aborto es posible gracias al trabajo que realiza Spei Mater una asociación de la Iglesia católica que, además, asiste a madres con embarazos difíciles y ofrece formación para la pastoral provida de las parroquias.

Para pedir ayuda en este proyecto, la persona puede llamar a ese teléfono, o bien, escribir al contacto de la página web. Le asegurarán la confidencialidad de la llamada y de tu identidad.

El Proyecto Raquel trabaja tres pasos para la sanación.

El primero es narrar el dolor y superar la negación.
El segundo paso es el perdón y la reconciliación.
El tercer paso se denomina El bebé que tiene por objetivo terminar el proceso de personalización del  hijo abortado, ponerle nombre y pasar el duelo por su pérdida, reconciliarse con él y establecer una nueva relación con él. Entregar a su hijo a Dios por mediación de María y despedirse de ellos.

 

19 Dic 2016

Desde Granada nos informan 

Una treintena de personas integran "Proyecto Raquel" en la Archidiócesis, cuya tarea también va dirigida a personas implicadas de algún modo en el aborto y padres que sufren la pérdida del hijo.

Desde mediados de noviembre se encuentran ya formados los grupos de trabajo del Proyecto Raquel, una iniciativa implantada en nuestra Diócesis a partir de este curso a través de la Pastoral Familiar, para ayudar a las mujeres que han sufrido un aborto y sufren por la acción que cometieron. La atención en Proyecto Raquel también va dirigida a las personas que de alguna forma estuvieron implicados en el drama del aborto o sufren sus consecuencias, como profesionales sanitarios, familiares y hombres vinculados a la pérdida del hijo.

Tras el periodo de capacitación llevado a cabo el pasado curso, Proyecto Raquel lo integran una treintena de personas, que se congregaron el pasado día 12 de noviembre en el Centro de Estudios Superiores de "La Inmaculada", para definir las tareas que cada uno de estos grupos desarrollará.

GRUPOS
Los grupos son siete: Consejeros, Difusión-Esperanza, Formación, Acogida, Psicóloga, Sacerdotes y un Representante del Proyecto. A cada uno de ellos compete una función encaminada a ayudar y sostener en el dolor a las mujeres que han abortado y arrastran la herida en su corazón de la pérdida del hijo.

Los consejeros son en total 12 y aportarán ideas y concretarán acciones, a la espera de ser convocados para acompañar a alguna persona. Por su parte, los sacerdotes estarán disponibles para cualquier momento en el que se les pida consulta o cercanía, a través del ofrecimiento del Sacramento del perdón u otro momento celebrativo.

Proyecto Raquel está disponible para toda la Diócesis y cualquier persona que necesite de sus servicios no debe preocuparse del desplazamiento, ya que se les atenderá físicamente allá donde sea necesario.

En el encuentro de formación de grupos, que contó también con la presencia y compañía de nuestro Arzobispo, la representante del Proyecto Raquel en Granada, Soledad Serrano, señalaba la oración, personal y comunitaria, y la formación como pilares necesarios para desarrollar su tarea. La formación está orientada al Magisterio de la Iglesia en cada uno de los temas que afecte al desarrollo de dicha tarea.

Proyecto Raquel está abierto a la colaboración de todas las realidades diocesanas, desde parroquias, grupos, movimientos e instituciones, tanto para ofrecer como para recibir ayuda.

CONVIVENCIA
Por otra parte, los miembros de Proyecto Raquel en Granada y sus familiares compartieron el pasado sábado día 17 un retiro en Híjar, "siendo una jornada de encuentro, oración, reflexión y compartir", explicó su representante Soledad Serrano. Allí, estuvieron acompañados por el sacerdote diocesano D. Ildefonso Fernández-Fígares, que guió el retiro, y por D. Antonio Luis Martín, consiliario de Proyecto Raquel.

UN MINISTERIO DE MISERICORDIA
"Proyecto Raquel es una respuesta al drama del aborto y camino de sanación de esa herida interior tanto de mujeres como de hombres que lo han sufrido. Es un ministerio de misericordia en la Iglesia", explicó D. Antonio Luis Martín, Consiliario de Proyecto Raquel Granada. Tras el periodo de capacitación, las personas que integran Proyecto Raquel "están dispuestas a acompañar, a donarse, a entregar su tiempo y su oración por quien lo necesite", señaló el Consiliario diocesano.

El teléfono de contacto de Proyecto Raquel, que atenderán con confidencialidad, es 618-532-998, el e-mail proyectoraquelgranada@gmail.com y la página web www.proyecto-raquel.com

Paqui Pallarés

18 Dic 2016

Por Milagros Luciano
Hola, ante todo muchas gracias a Dios por darme otro día de vida.
Durante años tuve relaciones difíciles y decisiones que me llevaron a destruirme como persona y también al aborto en diversas ocasiones. ¿Cómo cambié de vida? Pues me hice seguidora de EWTN, un exitoso canal católico y es ahí donde conocí el testimonio de Patricia Sandoval, una gran activista pro vida. En su persona me vi totalmente reflejada, me emocionó su valentía para contarlo y su conversión.

El testimonio de Patricia fue una inspiración y me tocó el corazón de lleno hasta el punto de acercarme a la confesión, lo cual pensé iba a resultar un momento durísimo pero acabó siendo una enorme sanación para mi alma. Todavía no he vivido un retiro post aborto pero imploro y ruego a Dios su misericordia a pesar de no merecerla.

 El aborto es algo injustificable, lo digo por experiencia propia. Siento que, a pesar de mi error, Dios me ama, nos ama a todas las mujeres que hemos pasado por esta situación. Mis ángeles, esas inocentes criaturas a las que aborté, están presentes conmigo cada día. Solo pido que mujeres que pasan por la desagradable experiencia del aborto se acerquen a Dios y oren por sus hijos ya que Jesucristo vela por nosotras.

Milagros Luciano escribió este testimonio personal para compartirlo en SalvarEl1

26 Nov 2016

Acaba de publicar Blanca Ruiz en ACI un hermoso artículo que reproduzco:

 La decisión del Papa Francisco de extender a todos los sacerdotes la posibilidad de perdonar el pecado del aborto es una noticia que han acogido con ilusión desde el Proyecto Raquel, que ayuda cada año a más de 300 mujeres y hombres en toda España a superar el síndrome postaborto, un dolor que en ocasiones acompaña a las personas toda una vida.

El síndrome postaborto son las secuelas psicológicas que mujeres y hombres sufren después de haber abortado. Entre los síntomas destacan la ansiedad, las pesadillas, el estrés post-traumático y la depresión acompañada de un sentimiento de culpa que se agudiza en la fecha en la que el bebé hubiera nacido.

La Presidenta de Spei Mater Proyecto Raquel en España, María José Mansilla, cuenta a ACI Prensa que además de agradecer el anuncio del Santo Padre, es necesario “acompañar a estas personas, darles luz y acogida. Esto es un reto tanto para los sacerdotes como para los laicos”.

Según explica Mansilla a ACI Prensa, lo que hace su organización es “una ayuda psicológica y espiritual, porque se trata de un problema que afecta a toda la persona” y que se divide en 10 sesiones que se realizan en unos 3 meses aproximadamente, pero “todo depende de las necesidades de cada una de las personas que participan”.

En ese itinerario hay tres figuras fundamentales: el consejero, el sacerdote y el profesional de la salud mental, que en ocasiones puede obviarse.

Se sigue una metodología de acompañamiento y no de terapia para que, como dice San Juan Pablo II en la Evangelium Vitae, ‘se comprenda lo que ha sucedido y asuma la verdad de las cosas’”.

En ese sentido, Mansilla señala a ACI Prensa que, si bien es muy importante “el perdón y la reconciliación sacramental,  muchas personas no son capaces de asimilarlo y por eso necesitan un proceso para también perdonarse a sí mismas”.

De hecho, la presidenta de Spei Mater Proyecto Raquel, asegura que es necesario “vivir el duelo por la pérdida del bebé, despedirse de él. En el proyecto se les hace un pequeño funeral en el que los padres y las madres se despiden del pequeño no físicamente sino con la oración”.

Pero no sólo acuden mujeres al Proyecto Raquel, sino que “uno de cada cuatro personas afectadas por el síndrome postaborto es un hombre”, asegura Mansilla. Ellos lo sufren de manera parecida a las mujeres, pero con algunas diferencias, “en muchos casos no se sienten con derecho a estar tristes y sufrir la pérdida de ese hijo”.

“El plan en el Proyecto Raquel para ellos está adaptado en algunos puntos, ya que ellos no han pasado por la experiencia física, y también depende del papel que tuvieron en ese aborto: si se negaron, si dejaron a la mujer sola o si lo supieron años después”, asegura la presidenta.

“Los casos que más me llaman la atención son las personas que abortaron hace muchos años, y que llevan como 40 años con ese dolor en su corazón y que llegan buscando acabar con un sufrimiento que les ha acompañado toda una vida”.

“A veces, después del acompañamiento dejan una medicación que tomaban desde años. Ahí se ve la mano de Dios, al igual que cuando acuden chicas muy jóvenes de apenas 15 años que tienen un dolor en el corazón que les hace pensar que nada tiene sentido”.

Tras esta ayuda vuelven a nacer. También hay quienes cambian su vida por completo y llegan a decir, que a pesar de que parece increíble, de algo tan horrible, puede salir algo bueno, porque conoces la misericordia y eso cambia la vida”.

El Proyecto Raquel comenzó en el año 2010 y actualmente se encuentran en unas 33 diócesis españolas. Según precisa a pesar de que no llevan unas estadísticas “podemos atender a unas 300 mujeres al año entre todas las diócesis, pero sería lo mismo si atendiéramos tan solo a una”.

Este proyecto de ayuda a mujeres y hombres afectados por este síndrome nació en Estados Unidos pero se ha extendido a muchos países en el mundo.

22 Nov 2016

Ante la carta apostólica “Misericordia et misera” donde se extiende la facultad de los sacerdotes de absolver del pecado del aborto, y la multitud de comentarios que se han generado al respecto, desde Spei Mater - Proyecto Raquel, respuesta de la Iglesia al sufrimiento del aborto provocado, queremos comentar algunos aspectos:

a. Es una buena noticia en cuanto a que facilita que las personas arrepentidas y rotas puedan acercarse a Quien es la fuente de toda Misericordia y Perdón. Sin embargo, la Iglesia ya ha venido acogiendo con misericordia a las personas que han sufrido un aborto provocado, sin duda, el Proyecto Raquel, que busca no sólo la reconciliación sino también la sanación es prueba de ello. Eso sí, el requisito sigue siendo el mismo un corazón arrepentido

b. En ningún caso debe entenderse como una “normalización” del aborto o como suavizar la gravedad del mismo y de su destrucción: el aborto es siempre muy grave y quitarle importancia no hace bien a la persona que está sufriendo sus consecuencias, antes bien supone minimizar su dolor y su pérdida.

c. Tampoco el Papa está hablando específicamente de las mujeres, porque el aborto no es un tema de “mujeres” es un tema de personas, de familias y de la sociedad en su conjunto, y el arrepentimiento y la reconciliación debe de ser para todos los involucrados en el mismo.

d. Es un reto a la comunidad cristiana, tanto a sacerdotes como a laicos: al sacerdote se le pide que guie, apoye y alivie en un camino de reconciliación especial. A los fieles se nos pide también acogerlos en nuestras comunidades para ayudarles a transformar su vida.

e. No podemos leer este párrafo aislado de la carta apostólica y de su definición de misericordia como “acción concreta del amor que, perdonando, transforma y cambia la vida”
Desde Spei Mater- Proyecto Raquel ofrecemos acompañamiento en ese camino de reconciliación especial que nos menciona el Papa a las personas que han sufrido un aborto provocado y queremos igualmente ayudar a la formación de laicos y sacerdotes para que puedan apoyar, consolar y ser el verdadero “rostro de la misericordia” que tanto necesita el mundo.

 María José Mansilla

12 Oct 2016

Amada Rosa Pérez

Enviado por Galsuinda

Mientras me envían las fotos del curso de de capacitación en Logroño (España) traigo unos minutos de la peli «Tierra de María», que no pueden dejar de ver completa.

Amada Rosa Pérez entró a un gimnasio a los 18 años y alguien le preguntó: ¿Te gustaría ser modelo? Pensó "Dinero, fiestas, fama, éxito, viajes... ¡quiero!"
En poco tiempo, cuatro premios de belleza la convirtieron en top model y actriz. Una progresión meteórica que se vio amenazada por varios embarazos... de solución "fácil".

Su testimonio de sanación post aborto lo cuenta en «Tierra de María» documental de J. M. Cotelo. Aquí unos momentos de la película: https://www.youtube.com/watch?v=8g4ZKAvfqjg 

30 Sep 2016

valencia proeyecto angel septiembreEl interés de la Iglesia española por implicarse de forma integral en la defensa de la vida continúa creciendo, y son cada vez más las diócesis que abren sus puertas a proyectos encaminados a ello. Prueba de ello es la experiencia de la asociación pública de fieles Spei Mater, que ya trabaja en 36 diócesis. «No hay mes en que no vayamos a alguna», afirma María José Mansilla, su presidenta.

Uno de los últimos lugares donde han aterrizado es Granada. El lunes su arzobispo, monseñor Javier Martínez, celebró la Misa de envío de 33 voluntarios de Proyecto Raquel, el programa de Spei Mater para atender a personas que sufren por haber vivido un aborto provocado. Monseñor Martínez explica en una carta que el objetivo de Proyecto Raquel es «acompañar a estas personas heridas, que con mucha frecuencia caminan solas con ese peso, para indicarles y facilitarles caminos de sanación y de reconciliación consigo mismas, con el hijo perdido, y con Dios».

Proyecto Raquel es la iniciativa de Spei Mater que mejor acogida tiene entre las diócesis, y la que está presente en un mayor número de ellas. En las próximas semanas, comenzará en Logroño, Guadalajara y Pamplona la formación de voluntarios, y en un mes o dos tendrá lugar su envío y la presentación oficial del proyecto.

El siguiente paso para que Spei Mater se consolide en las diócesis –explica Mansilla– es que el obispo diocesano autorice a la asociación pública de fieles a trabajar en su territorio. Esto es así ya en Alcalá de Henares, Cádiz y Ceuta, Lugo, Santiago de Compostela, Murcia, Valencia y –la última en incorporarse– Granada.

A partir de ese momento, Spei Mater puede poner en marcha sus otros proyectos. Es el caso de Valencia, donde ya funcionaba Proyecto Raquel, y este fin de semana ha comenzado la formación para Proyecto Ángel. Durante las jornadas Atención y acompañamiento a la mujer en un embarazo imprevisto, sacerdotes y laicos se han formado para acompañar a madres ante un embarazo en dificultad.

Encuentro nacional en octubre

La próxima convocatoria de Spei Mater es la celebración, del 28 al 30 de octubre en Alcalá de Henares, de su primer encuentro nacional. «Participarán las diócesis en las que tenemos proyectos, para compartir experiencias, iniciativas e ideas», explica la presidenta. Los voluntarios de las diócesis también podrán intercambiar consejos con los responsables de Grávida, un proyecto similar que funciona en Argentina. Además, «hemos invitado a todos los obispos y delegados de Familia y Vida de España».

Otra apuesta de la asociación es «dar formación específica a sacerdotes. Independientemente de que vayan a participar de manera activa en los proyectos o no, en su ministerio todos se encuentran con estas situaciones, y tienen que dar una respuesta. Ya hemos empezado a hacerlo en Alcalá, Granada, Tarragona, Albacete y Valladolid».

28 Sep 2016

La Archidiócesis de Granada ha puesto en marcha en la provincia el Proyecto Raquel que llevará a 33 personas, que han sido formadas durante el curso 2015-2016, a distintos municipios de la provincia para asesorar a mujeres que han abortado y tratar de “sanar esa herida que tienen interior”.

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el consiliario de la delegación diocesana de Pastoral Familiar de Granada, Antonio Luis Martín, que ha incidido en que este proceso de acompañamiento en la restauración de una herida interior no pasará por un trabajo psicológico ni de amistad sino que estará enfocado a la “capacidad para encajar ese hecho que aconteció en su vida” invitando a mujeres que han abortado a “recorrer la realidad”, pero “con una posibilidad nueva” basada en la fe cristiana.
Ofrecemos lo que tenemos, pero no vamos a buscar a nadie, ha añadido el sacerdote indicando que el Proyecto Raquel tendrá a disposición de las mujeres que hayan abortado un número de teléfono 618 532 998, un correo electrónico, e información en las parroquias de la provincia.

El Proyecto Raquel ayuda a mujeres que han abortado en 26 diócesis españolas

Para su formación en diez bloques siguieron, cada uno conforme a su personalidad, las líneas maestras dadas por la presidenta de la asociación SpeiMater, María José Mansilla, y su director espiritual, el padre Jesús Chavarría, impulsores de este “proyecto de ayuda y compañía a mujeres” que ya está en marcha en 26 diócesis españolas, entre ellas Valencia y Alcalá de Henares, además de algunas andaluzas como Sevilla, Málaga, Córdoba o Jaén.

En Granada lo llevarán adelante personas de distintas profesiones y comprometidas en sus parroquias en la provincia, ha explicado Antonio Luis Martín. La mujer atendida puede requerir el acompañamiento de un psicólogo, ha añadido el consiliario subrayando en que no entramos en qué razones o condiciones rodearon a las mujeres que han abortado.

El Proyecto Raquel es, según las palabras del arzobispo Francisco Javier Martínez en una carta sobre su puesta en marcha en Granada, una iniciativa eclesial católica, que nace y se desarrolla en Estados Unidos, y que ahora acogemos en la diócesis tratando de responder al drama que sufre de diversas formas la mujer, en las secuelas que se conocen como síndrome post-aborto.

Tanto en el aborto mismo como en esas secuelas inciden con frecuencia razones económicas, de inestabilidad laboral, y de falta de una comunidad de apoyo en su entorno, ha señalado Martínez en referencia a familiares o profesionales de la salud que también pueden encontrar asesoramiento en Proyecto Raquel.

Son, según el arzobispo de Granada, personas que con mucha frecuencia caminan solas con ese peso, para indicarles y facilitarles caminos de sanación y de reconciliación consigo mismas desde la comprensión y la misericordia.

29 Jul 2016

 “Un aborto destruye muchas vidas. Queremos ayudarte a recuperar una: la tuya”. Así presentan el Proyecto Raquel en Barcelona, sus coordinadores, Gerard Manresa y Teresa Lamarca, una iniciativa de carácter diocesano que quiere ofrecer orientación y ayuda a las personas que sufren las consecuencias del aborto. 

Muy brevemente, ¿en qué consiste el Proyecto Raquel? 
Antes que nada, quiere ser una respuesta ante el drama del aborto. El Proyecto Raquel es una propuesta de la Iglesia de carácter diocesano formada por una red de acogedores, psicólogos, psiquiatras y sacerdotes formados especialmente para atender y acompañar a las personas que viven las consecuencias del aborto.  
Se ofrece un camino de esperanza, de reconciliación y de curación, en cuyo centro siempre está el perdón

Por: Samuel Gutiérrez/Catalunya Cristiana

“Un aborto destruye muchas vidas. Queremos ayudarte a recuperar una: la tuya”. Así presentan el Proyecto Raquel en Barcelona, sus coordinadores, Gerard Manresa y Teresa Lamarca, una iniciativa de carácter diocesano que quiere ofrecer orientación y ayuda a las personas que sufren las consecuencias del aborto.
 
Muy brevemente, ¿en qué consiste el Proyecto Raquel?
 
Antes que nada, quiere ser una respuesta ante el drama del aborto. El Proyecto Raquel es una propuesta de la Iglesia de carácter diocesano formada por una red de acogedores, psicólogos, psiquiatras y sacerdotes formados especialmente para atender y acompañar a las personas que viven las consecuencias del aborto. 
 
Se ofrece un camino de esperanza, de reconciliación y de curación, en cuyo centro siempre está el perdón.
 
¿Por qué han decidido ponerlo en marcha en Barcelona?
 
Nos hemos dado cuenta de que existe un vacío en este ámbito. En una sociedad en la que el aborto es concebido como derecho y como liberación, no se prevé la posibilidad de que tenga contraindicaciones y que produzca malas consecuencias para la persona.
 
Ni tan solo se estudia el síndrome posaborto, que es muy fuerte, y cuando la persona se halla en él a menudo no es comprendida. El aborto provoca una herida que afecta a todas las dimensiones de la persona.
 
Nos hemos encontrado con personas que abortaron hace 35 años y que nos llaman por teléfono y rompen a llorar. Las heridas del aborto son profundas y, si no se hace un proceso, no se curan ni con la confesión.
 
Se sienten culpables, sobre todo las mujeres, y no se perdonan a ellas mismas. Necesitan saberse perdonadas por Dios y por su hijo, y a la vez ellas perdonar a aquellas personas a las que culpan de su aborto.
 
¿Toda mujer y hombre que decide abortar sufre el síndrome posaborto?
 
Inicialmente, siempre hay un periodo de negación, que puede ser más o menos largo, incluso durar años. Pero llega un momento en la vida, motivado a menudo por un desencadenante, en el que se despierta esta desazón. Tarde o temprano esto acaba saliendo y puede llegar a ser muy angustioso.
 
Es un peso que provoca amargura y tristeza. También ansiedad, autoestima baja, sentimientos de culpa y de fracaso, rencor, aislamiento, impotencia…
 
Muchas veces también sueñan con su hijo. Están convencidos de que su hijo está vivo. Aunque les digan que solo son unas células, saben que hay algo más.
 
¿Qué se propone desde el Proyecto Raquel para curar estas heridas?
 
La clave es la misericordia de Dios, pero antes hay que preparar el terreno. El Proyecto Raquel propone un itinerario que se inicia con el conocimiento y la comprensión de lo que ha pasado.
 
Hay que abrir la herida, aunque sea doloroso, para poder después curarla. La herida del aborto es sobre todo una herida interior, espiritual, que se manifiesta psicológicamente y también físicamente.
 
Es importante que expresen y reconozcan su historia. Hay que superar los mecanismos de defensa y abrirse a la verdad.
 
A partir de aquí los consejeros, con el apoyo de especialistas, guían el camino hacia la reconciliación. Una vez recibidoel perdón de Dios, queda aún otro paso importante: hay que pasar el duelo y reconciliarse con el bebé.
 
Les ayuda mucho saber que su hijo vive y que les perdona. La experiencia nos dice que hay un antes y un después en las personas que han completado el trayecto.
 
Más información: tel. 603 462 038 – projecteraquelbarcelona@gmail.com – www. proyecto-raquel.com

Páginas

Suscribirse a Proyecto Raquel RSS