27 Mayo 2011

El líder de Aerosmith, arrepentido de haber abortado a su hijo

Enviado por Anawin
El líder de Aerosmith, arrepentido de haber abortado a su hijo
Lo cuenta en su biografía. En 1975 el cantante de Aerosmith, Steven Tyler, inició un noviazgo con una fan adolescente. Cuando ella quedó embarazada decidieron abortar al niño. Se arrepintieron siempre. Es un reportaje de Itxu Díaz.

La joven se llamaba Julia Holcomb. Tenía 14 años. Steven Tyler convenció a sus padres para convertirse en su tutor legal y ambos se fueron a vivir juntos a un apartamento de Boston. Holcomb era una fan de Aerosmith que perseguía a los músicos concierto tras concierto. Tyler era mucho mayor. Se llevaban 13 años.
Intentos de suicidio
En su apartamento de Boston, en plena euforia por las ventas de Toys in the Attic, Julia Holcomb descubre que está embarazada. Con la esperada gira internacional de Aerosmith a la vuelta de la esquina, Tyler se desvanece ante la inesperada noticia. Busca entonces el consejo de Ray Tabano, uno de sus mejores amigos y uno de los músicos de The Strangers, la primera banda de Tyler. El guitarrista no dudó en ofrecer consejo al líder del grupo, convenciéndolo de que la única salida a su complicada situación era recurrir al aborto.
“Fue una crisis enorme”, recuerda ahora el artista; “es algo grande cuando uno está con una mujer, en quien algo crece. Pero nos convencieron de que las cosas no resultarían bien y que arruinaría nuestras vidas...”. Tyler recogió más opiniones en su entorno, pero todas ellas señalaban hacia la misma solución: el aborto. Y así lo decidieron finalmente.
La joven Julia Holcomb y el líder de Aerosmith entraron asustados en el quirófano. Lo ocurrido allí lo ha relatado el propio artista en su reciente biografía Walk this Way: “Uno va al médico y le ponen una aguja dentro del estómago de ella, y entonces empujan algo fuera, y tú estás allí, mirando. Y entonces aquello sale muerto”.
Al instante, el llanto y el horror. La consciencia de que un corazón ha dejado de latir. Un corazón propio. “Jesús, ¿qué es lo que he hecho?”, se preguntaba Tyler amargamente minutos después del aborto. Fue aquel un clamor al cielo que ya nunca cesó. Una voz que nunca dejó de sonar en su interior, tal y como el propio rockero admite ahora por primera vez, casi cuatro décadas después. Todo el mundo les había incitado al aborto, pero nadie les había advertido del drama que vendría después.
Después de la terrible experiencia del aborto, Tabano asegura que encontró a Steven muy afectado: “Estaba realmente mal, porque era solo un niño. Él... vio todo”. Después de deshacerse de su hijo, todo fue peor para la pareja. No quedaba ni rastro de aquellas promesas que aseguraban que sin el niño lograrían mantener su noviazgo intacto. La pareja atravesó una ruptura dolorosa. Julia Holcomb quemó accidentalmente su apartamento y en el incendio ardieron también los escombros de un idilio ahogado en dolor. Fue el punto final. El cantante se marchó de casa e intentó calmar su tristeza iniciando una extraña relación con la modelo de Playboy Bebe Buell. La joven Julia Holcomb regresó al hogar de sus padres e intentó suicidarse en varias ocasiones. Nunca se supo nada más de ella. En el libro Walk this Way, el autor, Stephen Davis, intenta sin éxito proteger su intimidad escondiéndola bajo el seudónimo Diana Hall.
Una vaca de seis cabezas
A finales de 1975, huyendo de sus fantasmas, Steven Tyler montó una gira europea con Aerosmith y se lanzó a los escenarios, acompañado de su nueva novia, Bebe Buell. Según la modelo, Tyler enloqueció, se hundió en una espiral de drogas, calmantes y alcohol, protagonizando episodios violentos y desesperados. “Completamente borracho, fuera de sí... Steven destruyó su camerino en Hammersmith”, recuerda Buell.
Tal y como confiesa el propio cantante en Walk this Way, el síndrome postaborto le ha acompañado toda la vida. Aunque a mediados de 1986, después de un largo tratamiento, consiguió dejar las drogas, Tyler no ha podido deshacerse nunca de la pena de haber visto morir a su hijo. Cuando más tarde su esposa Cyrinda Foxe se quedó embarazada, Tyler sufrió una continua pesadilla que duró nueve meses: “Tenía miedo. Creía que íbamos a dar a luz a una vaca de seis cabezas, después de lo que había hecho con otras mujeres. Para mí, la culpabilidad en la vida real fue muy traumática. Todavía duele”.
 
Intereconomia