28 Ene 2018

Mi vida acabó un 6 de febrero de este año

Enviado por Galsuinda
Hoy traigo el testimonio de Shaila, es de 2007. se publicó en un foro y me dio su permiso para copiarlo. Después de que el foro cerró lo traigo aquí.
 
Mi vida acabó un 6 de febrero de este año, cuando me arrancó el doctor J. R. de la Clínica Tacoronte de Tenerife a mi bebé de mi vientre.

Mi vida acabó un 6 de febrero de este año, cuando me arrancaron a mi bebé de mi vientre. Ese bebé que hubiera sido la gran felicidad de mi vida, y el motivo de mi existencia. Ese bebé que si le hubiera dado la oportunidad de vivir, hubiera sido el más feliz del mundo. Sufrí el aborto en la Clínica Tacoronte, de manos del Doctor J.R
Cuando quedé embarazada de mi actual pareja, era la persona mas feliz del mundo. Mi chico siempre me había dicho que él nunca me abandonaría en caso de un embarazo, todo lo contrario. Cuando me quedé embarazada, sólo pensaba que lo malo seria el decírselo a mis padres ya que yo soy bastante joven (18 años) y no se lo tomarían bien en un principio, pero pensaba que de igual forma me iban a ayudar. Jamás tuve ese apoyo.
Cuando me hice el test de embarazo en seguida salió positivo, estaba ilusionadísima, pero desde el momento que se enteró mi pareja, no le hacia mucha gracia, siempre estaba con su hija, y a mi me dejaba de lado (fue automático desde que se entero), no estaba para nada ilusionado, estuve esa época sensible y por nada lloraba, y el me decía que yo estaba insoportable etc., etc., yo me sentía muy triste porque no veía el único apoyo q iba a tener.
Una vez que se enteraron mis padres me dijeron q no se lo podían creer, que les avergonzaba como hija y que los había defraudado, ya que me creían mas madura. Pero yo sabía que solo pensaban en el qué dirán de la gente. Pero también me dijeron de abortar ya que las cosas no iban muy bien con mi novio y no nos veían futuro e iría mal.
Yo estaba fatal, no me podía creer que estuviera pensando en seguir adelante sola o abortar .Había defraudado a mis padres y me sentía muy sola también por parte de mi pareja. Estaba entre la espada y la pared.

Se iba aproximando lo peor. Después de muchos nervios que pasé, fuimos mi madre y yo a esa clínica a pedir fecha para lo que acabaría siendo mi mayor tristeza.
Mi novio lo único que me decía era que yo era la que tenía q decidir, q lo mejor seria abortar por mis padres. Pero jamás tuve un apoyo de él en seguir adelante, ¡jamás! Le guardé mucho rencor a partir de ahí.
Llegó el día de la tragedia, y tras una larga espera, me hicieron pruebas antes de la intervención, y me dejó marcada la imagen de mi bebe, tenia 7 semanas y poco, y lo vi tan pequeñito en la ecografía, tan indefenso…!dios mio! Que tristeza, estoy segura que mi bebe sentía que algo estaba yendo mal, ya que notaba mis nervios y mi tristeza. No pude ni puedo vivir tranquila a partir de ese momento.
Me hicieron la intervención con anestesia general y no sentí nada, solo al principio noté cómo me metían esa especie de manguera para desgarrar a mi bebe.
Estando en la sala de recuperación sentí un enorme vacío en mi cuerpo que me derrumbé y eché a llorar otra vez, me tocaba mi vientre y no estaba mi pequeño dentro. Que mal. El mayor dolor de mi vida, no físico sino mental. Me sentí la peor persona, la peor madre, nunca seré una buena madre, pensaba. Me di cuenta que ahora si que estaba realmente sola. No supe valorar la enorme compañía que minutos antes tenia dentro de mi, mi pequeño, intentando luchar contra su muerte.
Me decían que no me preocupara que el embrión no era nada, pero era mucho, para mi lo era todo, era una vida que dependía de mi para vivir...
Mate a un bebe que no tenia culpa ninguna de lo que estaba pasando, de lo que su “ padre” era y de lo que mis padres eran. Solo nesecitaba a alguien que me dijera: ¡Sigue adelante! Un solo apoyo.
Hasta el ultimo minuto antes de la intervención, pensé que iba a llegar mi madre o mi pareja a decirme: ¡NO lo hagas! ¡Vamos a tener a este bebe! Pero no fue así, ¡dios mio! que mal lo pase.
A partir de ahí con mi pareja cambio todo le guardaba rencor y odio, el me decia q lo sentía mucho, y a partir de ahí cambio totalmente. En el momento que lo fui a dejar, me dijo q le diera la ultima oportunidad, y cambio a mejor. Pero sigo echándole la culpa de lo que paso. Siento odio, que mi bebe este muerto y yo siga con él, como si nada... Y a la hija de el no la puedo ver porque me hecho a llorar automáticamente, me pregunto: ¿por que a ella si la tuvo? ¿Y a mi bebe no lo quiso? Por que esa niña si le dio la oportunidad de vivir y ¿a mi bebe no? Solo nesecitaba un apoyo y no lo tuve...
Este dolor jamás lo olvidare y siempre lo llevare en mi mente, ¡siempre! Me siento muy sola. Y le pido perdón miles de veces, esperando q algún día me perdone lo que le hice. Lo hecho de menos. Ahora soy la persona mas triste y mas infeliz del mundo. Cuando logro desconectar, enseguida me acuerdo y me siento culpable de estar distraída y mi bebe muerto.
Me siento triste por no poder llorarle la muerte de mi bebe como es debido, sino a escondidas por las esquinas para que nadie me vea.
Es doloroso el saber que jamás podré dar marcha atrás al tiempo, para volverlo a sentir bien dentro de mi. Muchas veces sueño que me lo devuelven, y lo tengo en mis brazos muy feliz, protegiéndolo de todo. Pero cuando despierto, empieza mi pesadilla.
Ahora pienso que todos los de mi alrededor que me dijeron: ¡aborta! están felices, ya que no habría problema por el cual avergonzarse, para ellos acabo el problema. Pero para mi no es mas que el comienzo de una vida con recuerdos muy dolorosos que no me dejaran vivir tranquila. Solo pienso que no tenia que haber pensado en NADIE sino en mi bebe y en mi.
Con esto quiero decir a las chicas que estén en este caso o parecido, que si no tienen apoyo no pasa nada, seguid adelante, escuchad su corazón y sobre todo a su bebe, pensad en ese bebe que espera día a día ir creciendo en el vientre de su madre, ese hijo que espera el amor y el cariño de una madre. Pensad que una vez lo tengáis, ese bebe os dará mucha felicidad.

Publicado en
http://www.vozvictimas.org/testimonios/documento.php?ID=58