Blog de Galsuinda

3 Ago 2017
En 1997 una chica irlandesa de 13 años, violada y embarazada, llegó a Inglaterra para abortar. La acompañaban una trabajadora social y su madre adoptiva. Pero ella casi no sabía nada, ni del embarazo, ni de lo que era un aborto... De hecho, sus padres biológicos en Irlanda habían intentado evitar que las autoridades irlandesas la llevasen a Inglaterraera un caso emblemático y se trataba de abrir un agujero en la Constitución provida irlandesa que no permitía casi ningún aborto, ni por violación.
a abortar, pero las autoridades insistieron: 
 
El agujero era el "riesgo de suicidio". Algún psicólogo dijo que el aborto era "necesario" para evitar el suicidio de la chica. Y el Tribunal Supremo irlandés lo permitió porque ya lo había permitido así en un caso anterior.

Es la historia del llamado "Caso C" o "C Case".  Los abortistas irlandeses e internacionales lo han usado muchas veces para presionar a favor del aborto a niñas o mujeres violadas.

Pero esa adolescente de 13 años que abortó en Inglaterra creció y en 2013 contaba en el The Independent de Irlanda que se arrepentía del aborto, que abortó presionada por los mayores, sin saber lo que hacía y que cada día se arrepiente, que piensa cada día en la niña a la que no dejaron nacer, que la imagina como una niña rubia, que la imagina al ver a sus hermanos, los hijos que tiene ahora.

En este testimonio explicaba que la violación la dañó, pero el aborto la ha dañado mucho más, y la daña cada día.

Publicamos a continuación la traducción al español de este testimonio, recogido en The Independent de Irlanda y traducido por Salvar El 1 , la web de historias y testimonios que demuestran que algo horrible, como la violación, no justifica el aborto, y que donde se apuesta por la vida hay superación, esperanza y sanación.

La mamá del Caso C: "Cada día me duele mi bebé perdido"

 
Un oscuro día de diciembre de 1997, Mary (no es su verdadero nombre) voló a Inglaterra con una trabajadora social y su madre adoptiva
 
 

Mary (nombre ficticio) y la periodista que la entrevistó

 
A sus 13 años, sentía náuseas cuando encendió su reproductor de CD y trató de dormir. Y empezó a sonar una canción que se quedó grabada en sus tímpanos y que la recordaría el resto de su vida.
Casi 16 años más tarde, Mary recordó el momento vivamente en su estancia en un hotel de Dublín tarareando las palabras de la canción en un susurro conmovedor.

-’Yo me voy en un avión a reacción..., no sé cuándo regresaré’. Nunca olvidará esas líneas, pero una parte de ella nunca volvió después de eso. No sabía que al día siguiente su vida iba a cambiar para siempre.

Hoy [año 2013], Mary es madre de dos hijos y tiene 29 años, pero hace 16 años fue la viajera adolescente de la controvertida ‘C Case’, que fue llevada por la Junta de Salud al Reino Unido para abortar después de ser brutalmente violada.

Fue autorizado por el Tribunal Superior en virtud de la sentencia anterior del caso ‘X-Case’ ya que el tribunal dictaminó que era posible que Mary se suicidara.

El aborto provocó una espiral de depresión y caos en su vida.
 
Pero hoy ha cambiado su vida y ella es una mujer joven, brillante y hermosa de pelo negro reluciente y muy elegante que vive con su novio y sus dos hijos.
Mientras toma un cappuccino y cuenta lo feliz que es ahora en su vida, visualiza en su móvil las fotos de su niño y niña y su rostro se ilumina. Navidad, cumpleaños, reuniones familiares... Pero siempre en el fondo de su mente echa de menos a  alguien.
Ahora Mary está esperando respuestas del Estado. Ella ha contratado un equipo legal y  espera acceder a sus expedientes médicos.
En los días posteriores a la violación, unos trabajadores sociales fueron a la casa de Mary en el norte de Dublín y se la llevaron. Creía que volvería a estar en casa en 24 horas pero fue llevada a Mullingar y la dejaron al cuidado de una familia de acogida. Lentamente, los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses. En poco tiempo, se dio cuenta de que nadie volvía  a llevarla a casa.
Por aquel entonces, ella empezó a padecer  fuertes dolores y vómitos frecuentes. No tenía ni idea de lo que le pasaba hasta que un día su madre adoptiva la llevó al médico de cabecera local donde se hicieron una prueba de embarazo.
A la mañana siguiente, le dijeron que estaba embarazada. “Estaba desconcertada. Le dije:'¿Qué es estar embarazada?'", recuerda. "Ellos dijeron: “Tendrás un bebé”. "No entendí cómo podría ser. Unas semanas más tarde, vinieron y me llevaron en un avión a Londres.
"Al día siguiente, me llevaron a un gran edificio. Todo lo que recuerdo es que yacía en una camilla gritando de dolor”.
"Ellos me dieron una inyección, y cuando desperté, el dolor había desaparecido y finalmente me dijeron que el bebé estaba muerto".
En los días previos al aborto, sus padres habían emprendido una acción legal contra el Estado en un intento por evitar que se llevaran a su hija a Inglaterra. Un psiquiatra de la Eastern Health Board insistió en que Mary se suicidaría si no abortaba. La pareja, sin embargo, fracasó en su acción y el aborto se realizó.
Hoy, Mary ha empezado sus propias investigaciones legales para averiguar por qué el aborto la dejó tan dañada.
"Yo no había recibido instrucción  sobre  estas cosas. Tenía 13 años y era la mayor de 12 hermanos. Apenas iba a la escuela porque tenía que estar en casa para cuidar a los niños, cocinar y limpiar.
"En la cultura actual, el suicidio y el aborto están completamente asumidos pero en aquel momento ni siquiera se hablaba de ellos”.
"Cuando me llevaron yo era una persona muy tímida. La mayor parte del tiempo, estaba totalmente drogada en una habitación
 .
"Recuerdo que venían con una bandeja de plata y una jeringa y me inyectaban Largactil. También me la ofrecían en un líquido pegajoso color marrón o en forma de tableta. Yo decía que no a ambos. Entonces cuatro o cinco empleados entraron, me sostuvieron y me pusieron una inyección en la nalga. Eso fue horrible porque me trajo recuerdos de la violación. Al final, terminé tomando las tabletas porque no quería que nadie más me sujetara así”.
 
“Aún sueño con la pequeña niña con cabello rubio corriendo alrededor del campo y pidiéndome que juegue con ella. Ella es mi hija abortada. La llamé Shannon y conseguí su certificado de muerte. Fue mi manera de demostrar que existió”.
 
 
Al cumplir 18 años, en 2002, Mary empaquetó sus cosas en su hogar de acogida temporal y lo abandonó para ser libre. Llamó a un taxi y ese fue el inicio de su largo camino  de sanación.
 
 
“Mi historia, ‘La chica del Caso-C’, es mencionada una y otra vez en la radio y la TV todo el tiempo como si yo fuera un reclamo para el aborto. La niña del anterior ‘Caso-X’ nunca  llegó a abortar así que, al final, no sabemos cómo éste le hubiese afectado, pero para mí, fue mucho más duro lidiar con el aborto que con la violación”.
 
“En realidad te golpea verdaderamente una vez que eres madre. Nunca olvidas a tu bebé perdido y se encuentra en tu mente cada día. Cualquier mujer que haya tenido un aborto y luego sea madre lo entenderá.
 
“No deseaba convertirme en madre a los 13 años pero me doy cuenta ahora de que el bebé no merecía morir. Me hubiera encantado darla en adopción a alguien que verdaderamente deseara tener hijos y pudiera criarla. Ella sería una adolescente ahora y tendría amigos. Incluso aunque no fuera a mí a quien llamara ‘mami’”.

 

Artículo traducido de The Independent, 5- V- 2013 (aquí)
Leido en Rel 
 
 
20 Mayo 2017

Las muertes silenciadas

Enviado por Galsuinda

Copiado de SpeiMater

Artículo de Emilio Alegre, farmacéutico

La seguridad física de la mujer se ha alegado en muchos países para legalizar y extender el aborto. Sin embargo, el aborto "seguro" queda reducido a la categoría de mito o algo mucho peor con los datos reales expuestos a continuación.

Hablar de comportamiento autolesivo es muy delicado; es importante saber antes que la sanación interior postaborto es posible (Proyecto Raquel), y que la mujer que ha abortado ha sido también realmente víctima de desinformaciones y presiones que han tenido un gran peso en el momento en que más necesitada estaba de apoyo.

Los datos que mostramos, obtenidos en un país con un buen registro sanitario, como es Finlandia, e incluso con una aceptación social del aborto elevada, revelan que la mortalidad por suicidio en mujeres que abortan es mucho mayor que en las que dan a luz a sus hijos. Esto es coherente con lo que ya sabemos y verificamos en la práctica sobre el síndrome post-aborto. La probabilidad de suicidarse se multiplica por 6 a consecuencia del aborto. La tasa pasa de 5,0 por 100.000 embarazos en las que dan a luz a 31,9 en las que abortan, diferencia estadísticamente significativa: por cada 100.000 abortos se producen 26,9 muertes por suicidio atribuibles al aborto.

En España, los datos de aborto rondan precisamente los 100.000 (94.796 en 2014); por tanto, podemos estimar que 26 mujeres mueren anualmente por suicidio asociado al aborto en nuestro país. Está cerca de duplicar a las que mueren anualmente por complicaciones del parto (15 al año, según el INE 2015). La mortalidad relacionada con el embarazo estaría triplicada si no se omitiera esta mortalidad relacionada con el aborto -y eso teniendo en cuenta sólo los suicidios-. Esto revela una realidad totalmente opuesta al mensaje pseudosanitario que a veces se invoca para proclamar la "seguridad" del aborto para la mujer.

Los datos aquí expuestos son de muertes considerando sólo el año posterior al aborto. Puesto que la depresión y ansiedad pueden surgir a menudo a largo plazo tras el mismo, podríamos estar viendo sólo la punta del iceberg. Tampoco se consideran los intentos de suicidio, solo los casos consumados.

Tabla: Gissler et al. European Journal of Public Health 2005;5:459-63

Para poner esto en contexto, podemos recordar que al año 75 mujeres en edad fértil mueren por asesinato, independientemente del motivo. Es decir, el aborto causa una mortalidad que alcanza la tercera parte de las muertes por asesinato, lo cual es impactante y sorprendente, por la poca repercusión que tiene en medidas preventivas. Si la pareja (30 casos anuales) y la ex-pareja (28 casos) pueden considerarse, por desgracia, los principales asesinos de las mujeres en España, el suicidio post-aborto está prácticamente al mismo nivel.

Teniendo en cuenta, además de esto, las presiones de la pareja, del entorno familiar y social, así como económicas que empujan a muchas mujeres a abortar, resulta totalmente incongruente que el aborto se siga vinculando a un supuesto feminismo o preocupación por la mujer: nada más descaminado, si atendemos a la realidad de los datos. Las personas que están próximas a una mujer embarazada en una situación difícil -pareja, padres, consejeros, etc.- y que a veces la presionan o inducen al aborto, deben conocer esta realidad para considerar mejor las consecuencias reales de sus actos, apoyarla verdaderamente y no ejercer presiones inoportunas, injustas y de efectos nefastos para su vida. En cuanto a las personas que observan ideas de autolisis en quienes se han sometido a un aborto o han participado en él, podrían animarlas a buscar ayuda específica. Hay esperanza, siempre.

4 Mayo 2017
El  Obispado de Ibiza a través de la Delegación de Pastoral Familiar, ha organizado para los próximos días 8, 9 y 10 de mayo unas jornadas destinadas a formar y capacitar a todos aquellos, laicos, sacerdotes y consagrados que  quieran participar en la gran tarea de la Iglesia de acercar la Misericordia de Dios a todos los que sufren las consecuencias del aborto provocado.
15 Abr 2017

Copio una magnífica entrda de ReligiónenLibertad, con ocasión del fallecimiento del Presidente de HLI, de donde han surgido, entre otras, Las inicitivas de Speimater.
Rogamos oraciones por su eterno descanso.

Monseñor Ignacio Barreiro Carámbula, sacerdote uruguayo inasequible luchador por la vida y contra la cultura de la muerte en todo el mundo, falleció a las dos de la madrugada del Jueves Santo a consecuencia del cáncer que padecía, según informó el padre Shenan J. Bouquet, presidente de Human Life International.

 

 
Monseñor Barreiro presidió Human Life Internacional (HLI), la mayor organización católica mundial provida, durante un año de transición, y representó a la organización en Roma durante dieciséis años, hasta que en 2014 se trasladó por razones de salud a la sede central de HLI en Virginia (Estados Unidos).
 
Vocación tardía, monseñor Barreiro-Carámbula había cursado su licenciatura en Derecho en Montevideo, antes de ingresar en el servicio diplomático uruguayo. Formó parte de la delegación de su país ante la ONU, por lo que conocía bien los mecanismos de Naciones Unidas para implantar en todo el mundo la cultura de la muerte. 
 
Se doctoró en Teología en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y fue ordenado sacerdote en 1987 en la archidiócesis de Nueva York.
 
Asiduo visitante de España, en 2013 participó en la XIª Semana por la Vida de la diócesis de Alcalá de Henares, y en los actos de presentación del libro El bien común. Cuestiones actuales e implicaciones político-jurídicas (Itinerarios), en el que participaba con un trabajo sobre "Las enseñanzas del Magisterio sobre el bien común temporal". Con ese motivo fue entrevistado por ReL, donde también reprodujimos algunos de sus artículos
 
En homenaje a monseñor Barreiro, recuperamos las declaraciones que nos hizo entonces, que no han perdido ni un ápice de actualidad y que empezaban con una pregunta por la reciente aprobación en Uruguay del "matrimonio" entre personas del mismo sexo:
 
-¿Se trata de una tendencia irrefrenable?
-No lo creo, es algo profundamente contrario a la naturaleza humana. Como decía Santo Tomás de Aquino, lo que es antinatural no puede durar.
 
-Pero la presión internacional es fortísima...
-Es parte de la equivocada doctrina del género, que considera que cada persona es libre de escoger su orientación sexual.
 
-¿Está sola la Iglesia en estas batallas?
-No, en Iberoamérica muchos grupos protestantes tienen una posición similar. Al mismo tiempo es de lamentar el crecimiento de diversas sectas protestantes.
 
-¿Qué piensan los gobiernos populistas iberoamericanos?
-El populismo de izquierda que prevalece hoy día en Latinoamérica tiende a no defender la vida, pero en general no me parece que exista una posición común a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.
 
-¿Por qué se los considera asuntos privados, y no parte del bien común?
-El origen de esta posición esta en una visión liberal de la existencia que hace prevalecer el “derecho de elección”, o sea los deseos subjetivos de las personas, sobre el bien común.
 
-¿En qué perjudica al bien común la cultura de la muerte? 
-En primer lugar, el ataque al derecho a la vida, que es el derecho más básico de todos los seres humanos, lesiona gravemente el bien común. En segundo lugar creo que es evidente que a través del aborto la sociedad se esta privando de miles de personas que podrían haber contribuido en forma significativa al bien común a través de sus virtudes y talentos.
 
-¿Y el divorcio?
-Si consideramos que el matrimonio natural es el origen de la familia y la familia es la célula de base de la sociedad, es indudable que la introducción del divorcio legal es profundamente lesiva del bien común.
 
-¿También la adopción por parejas del mismo sexo?
-Es ir contra la misma naturaleza humana, y consiguientemente contra los derechos fundamentales del ser humano en cuanto persona. No se respeta el interés superior del niño cuando lo que se prioriza es el interés del que adopta, pues en estos casos se "instrumentaliza" o "cosifica" al niño en función del deseo o el querer de otros y no se atiende realmente lo que éste necesita.
 
-¿Y qué necesita?
-La primera escuela de formación que reciben los niños es a través del ejemplo de los padres. El crecer y ser educados por una pareja homosexual les da a los niños un modelo que es profundamente antinatural. En sus consideraciones de 2003 sobre el reconocimiento legal a las uniones homosexuales, la Congregación para la Doctrina de la Fe recordó que les priva de la experiencia de la maternidad o de la paternidad, y que el interés superior que en todo caso hay que proteger es el del infante, la parte más débil e indefensa.
 
-¿Cuál es la situación actual del movimiento provida a nivel mundial?
-Un claro fortalecimiento.
 
-¿Y su organización, Vida Humana Internacional?
-Está ampliando su presencia internacional ante el creciente numero de pedidos de asistencia en muchos países.
 
-¿Hay avances en la opinión pública?
-Si uno mira las diferentes manifestaciones pro-vida tanto en Europa como en los Estados Unidos, se ve un aumento significativo del número de participantes. En particular se nota un aumento de la participación de los jóvenes.
 
-Pero la legislación cambia poco...
-En los Estados Unidos, diversos estados han aprobado leyes que limitan el acceso al aborto. El Estado de Texas ha pasado leyes que obligan a las clínicas de aborto a dar información sobre el estado del niño, los riesgos del procedimiento de aborto y alternativas pro-vida, para que la mujer que está pidiendo hacer un aborto pueda dar su consentimiento informado. El caso mas reciente y positivo es la ley del Estado de Dakota del Norte que prohíbe todos los abortos después que el corazón del niño por nacer comience a latir. Esta ley, de hecho, impediría los abortos quirúrgicos.
 
-¿Podemos avizorar un futuro mejor, entonces?
-Podemos claramente esperar un futuro mejor, pues las medidas de los gobiernos contrarias a la vida y la familia son antinaturales y profundamente lesivas al bien común de la sociedad. Dios en su Providencia y como Señor de la Historia nos ayudará para cambiar en forma significativa la presente situación
 
-¿Qué propone usted en concreto contra la cultura de la muerte?
-Primero, una seria evangelización, pues no se puede separar la defensa de la vida y la familia de la presentación de la Fe. Segundo, un mayor compromiso educativo, explicando cómo la cultura de la muerte destruye a la sociedad. Tercero, un mayor empeño en la vida política, exigiéndoles a los líderes políticos que se consideran conservadores o que buscan el apoyo de sectores conservadores de la opinión publica una mayor coherencia en la defensa de la vida y la familia. 
 
-Hemos hablado antes del bien común. ¿Qué papel ocupa ese concepto en la doctrina social de la Iglesia?
-El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia del Pontificio Consejo Justicia y Paz, publicado en 2004, le dedica al principio del bien común una importante sección. Y afirma que ninguna forma expresiva de la sociabilidad (familia, grupos sociales intermedios, empresas) puede eludir la cuestión acerca del propio bien común, que es, dice, “constitutivo de su significado y auténtica razón de ser de su misma subsistencia”.
 
-¿Cuál es el papel del Estado en su concreción? Porque usted, en su colaboración al volumen sobre El bien común, matiza esa intervención. . . 
-El Estado no se puede limitar a ser juez y gendarme. Tiene que guiar la vida económica de la sociedad cuando los privados o particulares no son capaces de empujar el crecimiento económico. Tiene que vigilar que se cumpla el bien común en la vida económica. Ahora bien, teniendo en cuenta la experiencia histórica del crecimiento incontrolado y aparentemente incontrolable de los poderes del estado este principio se debe interpretar en la forma mas restringida posible.
 
-O sea, nada de socialismo... 
-El socialismo cree que es un bien en sí mismo que el estado controle a la economía. Más aún: ciertas formas del socialismo son favorables a que el estado sea propietario de importantes medios de producción. Por el contrario, la posición católica es que el Estado debe vigilar y guiar la sociedad para asegurar el bien común, pero salvo raros casos el Estado no debe ser propietario de los medios de producción.
 
-¿Exige el bien común internacional una autoridad mundial como la ONU? 
-Seria teóricamente deseable que existiese una autoridad internacional que velase para la aplicación del bien común internacional, pero tiene que ser evidente que la ONU no es capaz de desarrollar esas funciones. La ONU nació bajo una ideología liberal y en cierta forma socialista como la Sociedad de las Naciones. El objetivo final de los “padres fundadores” de las Naciones Unidas era el establecimiento de un gobierno mundial de naturaleza democrática, combinada con una organización socialista de la sociedad. Sobre la base de esta ideología la ONU es uno de los principales foros desde donde se promueve la Cultura de la Muerte.
 
-¿Forma Dios parte del bien común temporal?
-Es evidente. En primer lugar, porque el Señor es el Creador de la naturaleza humana y por ende de la sociedad humana. Como consecuencia, él ha establecido las normas sobre la base de las cuales la sociedad tiene que ser organizada. El hombre, por su lado, es solo el administrador de la sociedad bajo la soberanía y en dependencia de Dios.
 
-¿Y es la realeza social de Cristo la aspiración máxima del bien común en la doctrina de la Iglesia?
-Sí. La instauración del Reino Social de Cristo implica que la sociedad sea regida por las leyes del Evangelio. Tenemos que tener una visión precisa de la sociedad ideal donde Cristo reine. En la encíclica Quas Primas, donde Pío XI expone espléndidamente el dogma de la realeza social de Cristo, afirma que todos los hombres están bajo la autoridad de Cristo, tanto considerados individualmente, como colectivamente.
 
25 Mar 2017

En 2009 nos conmovimos con el discurso escolar de esta niña, Lía. Os recomiendo que veáis la entrada aquí con el famoso vídeo. aquí ya no puedo poner vídeo, por problemas técnicos. Santiago Chiva, lo tradujo y subtituló. Lo que ni él, ni yo, ni quienes lo vimos en ese momento, podíamos imaginar fue qué pasó en su familia y que esto ayudara a su propia madre a un proceso de sanción postaborto. Me acabo de enterar y os lo copio. La he tomado de portaluz

«¿Qué pasaría si os contara que, ahora mismo, una persona puede decidir si vives o mueres? Miles de niños están ahora mismo en esa situación. Alguien, sin ni siquiera conocerlos, va a decidir si viven o mueren. Ese alguien es su madre. Y esa decisión es el aborto».
 
Así comienza el vídeo que catapultó a la fama a la canadiense Lia Mills. Su madre había decidido grabar en casa el discurso que estaba preparando para un concurso en el colegio. Ya había empezado a aprender lo que supone hablar del aborto: su maestra del colegio le había dicho que con ese tema no podía participar en el concurso.
 
Lia se lo pensó, porque era muy competitiva. Pero lo que había descubierto hasta entonces sobre el aborto, y el estar convencida de que era algo que Dios le pedía la animaron a seguir adelante, incluso si la descalificaban. Sin embargo, al escuchar su discurso, la profesora se convirtió en uno de sus principales apoyos.
 
Muchos millones de visitas
 
Además de ganar el concurso a nivel de su colegio, su vídeo se hizo viral, como decimos ahora. En los ocho años que han pasado, más 3 millones de personas han visto el vídeo. Desde entonces, Lia Mills no ha dejado de participar en todo tipo de actos provida. También compatibiliza sus estudios –ha hecho Ciencias Políticas, Ciencias de la Mujer, y se plantea empezar Derecho– con visitas a colegios e institutos para hablar a niños y jóvenes de la defensa de la vida.
 
Con todo, lo más sorprendente de todo es cómo empezó todo. Cuando eligió hablar sobre el aborto, Lia ni siquiera conocía esa palabra. «En mi casa nunca se hablaba de ello», y ella solo tenía la ligera idea de que algunas personas mataban a los niños no nacidos. En su casa eran cristianos y provida, pero no activistas. Para elegir el tema, «recé y pedí a Dios que me dijera sobre qué quería que hablara. Y me dijo: “¿Por qué no sobre esto?”».
 
«No cambió nada»
 
El silencio en su casa se debía, en parte, a que «mi madre abortó cuando era joven, así que era un tema delicado». Lia no lo sabía entonces, ni lo supo hasta dos años después. «En esa época yo estaba empezando a hablar de la falta de información» que se da a la mujer. «Mi madre me contó que su experiencia había sido así. A los 16 años, se quedó embarazada de mi padre, antes de casarse».
 

Su vida había sido tal torbellino en los últimos dos años que «simplemente pensé: “Vaya. ¿Qué más va a pasar?” No recuerdo que fuera difícil. Era mi madre y la seguía queriendo. No cambió nada entre nosotras. De hecho, me apasionó más porque me di cuenta de que el Gobierno la había mentido».
 
Con el tiempo, se enteró de que, como consecuencia del aborto, su madre había tenido dos abortos espontáneos y había llegado a pensar que no podría tener más hijos. «Me llevó tiempo comprender lo que todo eso significaba realmente: que por culpa del aborto había perdido a tres hermanos». Lia no habla mucho de ello, pero sí lo utiliza para responder a quienes la acusan de «ser muy joven, no saber nada del aborto ni haberse visto nunca afectada por una situación así».
 
«Tuvo que mirarlo a la cara»
 
Por otro lado, también se sintió agradecida por «haberme centrado siempre en las consecuencias del aborto, no en decir que las madres que abortan son malas y asesinas. Me di cuenta de que el aborto no era una cuestión aséptica, sino que afectaba a mujeres y niños de verdad y que debía tener sensibilidad».
 
En cuanto a sus padres, que una de sus hijas tenga el carisma del activismo provida les alegra, porque les permite ver que «algo bueno ha salido de esa experiencia. Mi madre siempre había querido compartirlo, contar que no era tan maravilloso como se vende. Alguna vez ha venido conmigo a un acto y ha compartido su historia».
 
Pero al principio no fue nada fácil ver cómo su hija, de repente, se entregaba a esta cuestión en cuerpo y alma. «Me han dicho luego que al principio fue muy duro para ellos. Nunca lo habían afrontado hasta que yo empecé a hablar de ello. Entonces, tuvo que mirar a la cara a ese error que había cometido. Ahora da gracias por ello, porque pudo pasar por un proceso de sanación y perdón. Desde entonces, hay más libertad entre mis padres y en la familia».

4 Mar 2017

El equipo de Proyecto Raquel Granada tras la oración en la puerta de la Catedral La Pastoral Familiar de Granada presentó recientemente en la Diócesis “Proyecto Raquel”, la iniciativa que ayuda a las mujeres que arrastran el dolor de haber abortado a su hijo, así como a las personas implicadas en dichos abortos, como los profesionales sanitarios, o los propios familiares y el padre.

Durante el curso pasado un grupo de 33 personas estuvieron formándose en distintas jornadas para atender y acompañar en el camino del duelo y en la sanación de esa herida a las mujeres y personas involucradas en el aborto.

Soledad Serrano, responsable de Proyecto Raquel en Granada, informó a los asistentes de la iniciativa que desde hace tiempo se quería implantar en nuestra Diócesis, conscientes del bien que hace a tantas mujeres que en su dolor sufren tras el aborto. Junto a ella también estaba el consiliario de Pastoral Familiar, D. Antonio Luis Martín, que invitó a los asistentes a participar en el curso de terapia del perdón que los días 3 y 4 de marzo se celebra en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”, dirigido especialmente a laicos y sacerdotes que acompañan a las personas en distintos ámbitos, como por ejemplo en el propio Proyecto Raquel o son orientadores familiares, entre otros, para que, profundizando en el proceso del perdón y conociendo una metodología concreta, puedan ejercer su apostolado de una manera más efectiva.

El Vicario General D. Francisco Javier Espigares también asistió a la presentación en la Diócesis de Proyecto Raquel. La presentación se inició con el aplauso a los miembros de Proyecto Raquel, que asistieron al acto, y concluyó con un vídeo de fotografías que, de forma sucinta, mostraron el trabajo y convivencias del equipo Proyecto Raquel.

GESTO Y ORACIÓN POR LA VIDA
La presentación concluyó ante la puerta principal de la Santa Iglesia Catedral, donde los participantes depositaron una vela encendida conformando la palabra “Vida” y oraron por los niños abortados y las madres sufrientes. D. Francisco Javier Espigares dirigió esta oración pidiendo al Señor misericordia y consuelo para estas madres, a quienes dijo sus hijos ya las han perdonado desde el Cielo. Posteriormente, se rezaron varias oraciones marianas.

Proyecto Raquel se encuentra operativo y tienen un teléfono disponible para las personas que necesiten ayuda para afrontar el duelo y el proceso de sanación de la herida que deja en el corazón de las madres y de personas afectadas o vinculadas a los abortos. El teléfono es el 618-532-998 y su atención es completamente confidencial. Asimismo, en caso de que sea necesario, los miembros de Proyecto Raquel se personan allí donde sea necesario para atender a dichas personas e iniciar así el duelo y proceso de sanación. Asimismo, disponen de un correo electrónico: proyectoraquelgranada @ gmail.com, que se atiende también de forma discreta y confidencial.

Paqui Pallarés

20 Feb 2017

Raquel en granadaProyecto Raquel está dirigido a mujeres que han abortado, así como a personas que se han visto implicados en ellos. Esta iniciativa acompaña y sostiene en un camino de duelo, que, en muchas ocasiones, no se ha llegado a realizar porque queda como herida profunda en el corazón humano.

El próximo día 23 de febrero, la Pastoral Familiar de la diócesis de Granada presentará el Proyecto Raquel, una iniciativa que se ha implantado en la ciudad para ayudar en el proceso de sanación a las mujeres que sufren el drama del hijo abortado.

La presentación será a las 19:30 horas, en el Centro Cultural Nuevo Inicio (Edificio Curia Metropolitana, frente a la Catedral).

El Proyecto Raquel va dirigido también a aquellas personas que se han visto involucrados en la práctica abortiva y, en conciencia, sufren en su corazón el mal causado a la persona que aborta y el feto que muere durante su crecimiento en el seno de la madre.

En la diócesis de Granada se constituyeron a principios de este curso una serie de grupos, tras formarse previamente para el trabajo que a partir de ahora desarrollarán con las mujeres que han abortado, así como con las personas involucradas en el aborto. Esta ayuda y compañía se realiza de forma confidencial y las personas afectadas pueden ponerse en contacto directamente en el teléfono 618-532-998.

El equipo de Proyecto Raquel en Granada presentará la iniciativa, en la que participará también el consiliario de Pastoral Familiar, Antonio Luis Martín. En esta presentación se explicará el por qué y contenido de Proyecto Raquel, quiénes lo integran, y su aportación y funcionamiento en nuestra Diócesis.

Tres pasos de sanación
Sanar la herida del aborto es posible gracias al trabajo que realiza Spei Mater una asociación de la Iglesia católica que, además, asiste a madres con embarazos difíciles y ofrece formación para la pastoral provida de las parroquias.

Para pedir ayuda en este proyecto, la persona puede llamar a ese teléfono, o bien, escribir al contacto de la página web. Le asegurarán la confidencialidad de la llamada y de tu identidad.

El Proyecto Raquel trabaja tres pasos para la sanación.

El primero es narrar el dolor y superar la negación.
El segundo paso es el perdón y la reconciliación.
El tercer paso se denomina El bebé que tiene por objetivo terminar el proceso de personalización del  hijo abortado, ponerle nombre y pasar el duelo por su pérdida, reconciliarse con él y establecer una nueva relación con él. Entregar a su hijo a Dios por mediación de María y despedirse de ellos.

 

19 Dic 2016

Desde Granada nos informan 

Una treintena de personas integran "Proyecto Raquel" en la Archidiócesis, cuya tarea también va dirigida a personas implicadas de algún modo en el aborto y padres que sufren la pérdida del hijo.

Desde mediados de noviembre se encuentran ya formados los grupos de trabajo del Proyecto Raquel, una iniciativa implantada en nuestra Diócesis a partir de este curso a través de la Pastoral Familiar, para ayudar a las mujeres que han sufrido un aborto y sufren por la acción que cometieron. La atención en Proyecto Raquel también va dirigida a las personas que de alguna forma estuvieron implicados en el drama del aborto o sufren sus consecuencias, como profesionales sanitarios, familiares y hombres vinculados a la pérdida del hijo.

Tras el periodo de capacitación llevado a cabo el pasado curso, Proyecto Raquel lo integran una treintena de personas, que se congregaron el pasado día 12 de noviembre en el Centro de Estudios Superiores de "La Inmaculada", para definir las tareas que cada uno de estos grupos desarrollará.

GRUPOS
Los grupos son siete: Consejeros, Difusión-Esperanza, Formación, Acogida, Psicóloga, Sacerdotes y un Representante del Proyecto. A cada uno de ellos compete una función encaminada a ayudar y sostener en el dolor a las mujeres que han abortado y arrastran la herida en su corazón de la pérdida del hijo.

Los consejeros son en total 12 y aportarán ideas y concretarán acciones, a la espera de ser convocados para acompañar a alguna persona. Por su parte, los sacerdotes estarán disponibles para cualquier momento en el que se les pida consulta o cercanía, a través del ofrecimiento del Sacramento del perdón u otro momento celebrativo.

Proyecto Raquel está disponible para toda la Diócesis y cualquier persona que necesite de sus servicios no debe preocuparse del desplazamiento, ya que se les atenderá físicamente allá donde sea necesario.

En el encuentro de formación de grupos, que contó también con la presencia y compañía de nuestro Arzobispo, la representante del Proyecto Raquel en Granada, Soledad Serrano, señalaba la oración, personal y comunitaria, y la formación como pilares necesarios para desarrollar su tarea. La formación está orientada al Magisterio de la Iglesia en cada uno de los temas que afecte al desarrollo de dicha tarea.

Proyecto Raquel está abierto a la colaboración de todas las realidades diocesanas, desde parroquias, grupos, movimientos e instituciones, tanto para ofrecer como para recibir ayuda.

CONVIVENCIA
Por otra parte, los miembros de Proyecto Raquel en Granada y sus familiares compartieron el pasado sábado día 17 un retiro en Híjar, "siendo una jornada de encuentro, oración, reflexión y compartir", explicó su representante Soledad Serrano. Allí, estuvieron acompañados por el sacerdote diocesano D. Ildefonso Fernández-Fígares, que guió el retiro, y por D. Antonio Luis Martín, consiliario de Proyecto Raquel.

UN MINISTERIO DE MISERICORDIA
"Proyecto Raquel es una respuesta al drama del aborto y camino de sanación de esa herida interior tanto de mujeres como de hombres que lo han sufrido. Es un ministerio de misericordia en la Iglesia", explicó D. Antonio Luis Martín, Consiliario de Proyecto Raquel Granada. Tras el periodo de capacitación, las personas que integran Proyecto Raquel "están dispuestas a acompañar, a donarse, a entregar su tiempo y su oración por quien lo necesite", señaló el Consiliario diocesano.

El teléfono de contacto de Proyecto Raquel, que atenderán con confidencialidad, es 618-532-998, el e-mail proyectoraquelgranada@gmail.com y la página web www.proyecto-raquel.com

Paqui Pallarés

Páginas

Suscribirse a RSS: Blog de Galsuinda